Producción para reflexionar

¿Quién fue Marisela Escobedo, activista que murió tres veces luchando contra el feminicidio?

Netflix estrenó el documental “Las Tres muertes de Marisela Escobedo”; narra la lucha de esta mujer en búsqueda de justicia para su hija asesinada

marisela-escobedo-151211_0
Marisela Escobedo, activistaFoto: Especial
Por:

Netflix estrenó el documental “Las Tres muertes de Marisela Escobedo”, en el que narra la historia de una madre que pierde a una hija y que a su vez es la historia de una madre que pierde su propia vida en la lucha por la justicia.

Antes de ser un ícono que ahora simboliza la búsqueda de justicia, Marisela Escobedo era una madre de familia que luchaba por sacar a sus hijos adelante. Pero todo cambió cuando su hija Rubí Marisol fue asesinada a sus 16 años.

Un feminicidio con el nombre del culpable a la luz. En junio del 2009, por las investigaciones de Marisela Escobedo, se logró dar con el agresor llamado Sergio Rafael, quien confesó haber asesinado a Rubí y quemado su cuerpo. De un basurero se lograron recuperar 39 restos óseos que pertenecían a la menor de edad.

Desafortunadamente, aún con todas las pruebas que daban como conclusión el “culpable” fue absuelto por del crimen, pues los jueces a cargo del caso declararon que no existían las pruebas suficientes para condenarlo.

Desde que su hija murió asesinada, Marisela Escobedo se convirtió en activista y durante el documental se le puede ver formando manifestaciones e incluso operativos liderados por ella, trató de hacerle justicia a su hija.

Fue un recorrido que movió y unió a miles de personas que también vivieron la tragedia de perder a una mujer de sus familias por el feminicidio.

Sin embargo, su lucha para hacerle justicia a su hija a otras víctimas llegó al final, cuando el 16 de diciembre del 2010, Marisela Escobedo fue asesinada durante una protesta en la Plaza Hidalgo de la ciudad de Chihuahua, en medio del Palacio de Gobierno. No pasó mucho tiempo para que después de esto, se diera carpetazo final al caso de su hija y el de ella.

En octubre del 2012 José Enrique Jiménez Zavala, presunto asesino de Marisela, fue detenido y procesado. Él declaró que el asesinato de la madre y activista fue ordenado por Los Zetas, para quienes trabajaba Sergio Rafael.

En diciembre del 2014 la Fiscalía de Chihuahua informó en un boletín que José Enrique Jiménez Zavala murió de un infarto en su celda.