Miércoles 8.07.2020 - 05:44

Avatar del Arturo Damm Arnal

Arturo Damm Arnal

Regular, mucho que mejorar

PESOS Y CONTRAPESOS

Arturo Damm Arnal
Arturo Damm Arnal
Por:

¿Debe regularse la actividad económica? Por lo general la respuesta es sí, dado el sentido positivo que tiene el verbo regular: determinar las normas a las que debe sujetarse la conducta humana, misma que debe sujetarse a reglas: hay que hacer lo que se debe, no lo que se quiere y, si se hace lo que se quiere, debe hacerse como se debe, como lo determinan las normas.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que en economía opera la autorregulación: los agentes económicos se regulan a sí mismos, por así convenir a sus intereses. Es el caso, por ejemplo, de compradores y vendedores. El vendedor, dado que le conviene que el comprador le siga comprando, cumple sus expectativas: le entrega en tiempo y forma lo comprado. El comprador, dado que le conviene que el vendedor le siga vendiendo, también cumple sus expectativas: le paga en tiempo en forma lo vendido.

Además de la regulación autónoma, en economía se aplica una regulación heterónoma, impuesta por la autoridad, misma que debe aplicarse partiendo de la respuesta correcta a estas dos preguntas. Regular, ¿para qué? Regular, ¿cómo? Al margen de las respuestas, la regulación debe ser tal que el costo del cumplimento para los regulados sea menor que los beneficios obtenidos por la regulación. Debe haber un beneficio social neto.

Ya contamos con el Indicador Subnacional de Mejora Regulatoria 2019, del Observatorio Nacional de Mejora Regulatoria, que mide cómo andan los estados y los municipios en materia de mejora regulatoria. En escala de 0 a 5 estos son los principales resultados. A nivel estatal Colima obtuvo la mejor calificación, 4.23, y Baja California la peor, 0.64. El promedio de los 32 estados fue 2.59, dejando ver lo mucho que falta por hacer en materia de mejora regulatoria, que es una de las condiciones para lograr mayor competitividad estatal, de la cual depende la atracción, retención y multiplicación de inversiones directas, de las cuales dependen la producción de bienes y servicios, la creación de empleos y la generación de ingresos y, por ello, el crecimiento de la economía. A mejor regulación mayor crecimiento y viceversa.

La actividad económica en Colima, el estado con mejor calificación en mejora regulatoria (4.23), según el Indicador Trimestral de la Actividad Económica Estatal, para el cuarto trimestre de 2019, creció, respecto al mismo trimestre del año anterior, 5.5 por ciento. La actividad económica en Baja California, el estado con peor calificación (0.64), creció solamente 0.7 por ciento.

El crecimiento de la economía no depende solamente del marco regulatorio, pero el mismo es importante. En México, con una calificación estatal promedio de 2.59 sobre 5.00, hay mucho por hacer en materia de mejora regulatoria. ¿Se hará?